lunes, 29 de agosto de 2016

“Los mariachis callaron”


Durante años la música ranchera llenó existencialmente a las poblaciones más humildes de nuestros países. Los gritos, la exteriorización hasta la caricatura de los valores del machismo que transmitían las películas mexicanas conformaron una cultura cuyos rasgos aún no han sido suficientemente estudiados. De allí quedó la música mexicana reinando en las rocolas y en el alma de la gente del pueblo. Con la muerte de sus ídolos -Pedro Infante fue el último porque no se olvide que Javier Solís poco cantó la música de los mariachis y el tequila-   se produjo un vacio en la producción fílmica y discográfica mexicana y se habló de la declinación de un hecho cultural cuyas implicaciones marcaron durante décadas a las generaciones latinoamericanas y caribeñas. Surgieron entonces trovadores (casi todos ecuatorianos) que reciclaban viejos valses, bambucos y copaban las rocolas (“unos confesionarios mecánicos de las desdichas amorosas”), encabezados por Julio Jaramillo cuya popularidad en discos, radio y televisión no conoció en su momento paralelo en Suramérica. Al final de los años setenta Alberto Aguilera Valadez, conocido como “Juan Gabriel”, rescató la herencia de la música mexicana, mezclada con el bolero y con nuevos ritmos pero manteniendo la simbología de las rancheras y  sus viejos mariachis. Más de cien millones de discos e incontables presentaciones en los principales escenarios de América Latina y de Estados Unidos un país contaminado por el desafío musical azteca, es parte de la herencia que dejo el “Divo de Juárez” el domingo 28 de agosto cuando falleció por un infarto en California. La prensa repite ahora el titular: “Latinoamérica llora a Juan Gabriel”, y en el recuerdo de sus millones de admiradores sigue sonando su “Amor eterno”.    



   


Análisis

VENEZUELA: ¿SEGREGACIÓN O CONFRONTACIÓN?


El 28 de agosto de 1963, hace 53 años, en el Lincoln Memorial de Washington DC. Martin Luther King pronunció su célebre discurso “Tengo un sueño”. Cinco años después el 4 de abril de 1968 el líder negro fue asesinado en Memphis, Tennessee, víctima del racismo más radical. Nadie podía imaginarse que el 20 de enero del 2009 Estados Unidos sería gobernado por Barack Obama, un presidente de color nacido en Honolulu, Hawái, dos años antes del memorable discurso del líder pacifista.  Se trataba de un hecho que como escribió Teodoro Pekoff “ponía punto final casi dos siglos después a “La Guerra de Secesión”. 

La discriminación racial no había terminado pero estaba claro que los tiempos habían cambiado en Estados Unidos aunque abrían paso a otras tendencias discriminatorias religiosas, económicas, culturales e ideológicas, en violación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que garantiza que “toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra condición de índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o de cualquier otra condición”.

En África habrían de ocurrir hechos significativos como la desaparición del “apartheid”, aparecido en Sudáfrica en 1948 y que institucionalizó la discriminación racial como una forma de gobierno. Luego de embargos y sanciones de la ONU, en 1990 fue concedida la libertad del famoso Nelson Mandela y en  1994 una nueva constitución puso término al primitivo sistema. Proceso semejante habría de ocurrir en Rodesia con el final de un sangriento conflicto entre 1964 y 1979 que concluyó con la victoria de los rebeldes de color, también con mediación internacional, con la elección presidencial en 1987 de Robert  Mugabe.

De esta manera, cobraban vigencia los mecanismos del diálogo y las negociaciones de los organismo internacionales como las Naciones Unidas y también de las cada vez más vigorosas instancias de la sociedad civil, para combatir tipos de discriminación incluso indirectas como el maltrato a inmigrantes por razones étnicas, acoso sexual o humillantes condiciones de trabajo. En los últimos años se han acentuado conflictos territoriales, raciales y religiosos en países asiáticos y africanos, y recrudecido la confrontación terrorista en el Medio Oriente con la aparición del movimiento yihadista de El Estado Islámico. En todos estos casos se han activado las gestiones de negociadores y de países interesados en liquidar ya no sólo las expresiones de la segregación sino de las discriminaciones y los enfrentamientos de otra naturaleza. 

En América Latina en la lucha por su Independencia se desataron terribles conflictos armados e incluso en aquellos tiempos se apelaron a mecanismo de la regularización de la guerra como el Tratado firmado en 1820 entre la Gran Colombia y el Reino de España en Trujillo por Pablo Morillo y Simón Bolívar que demostró la necesidad de coincidencias mínimas. Durante los siglo XIX y XX el continente y de manera particular Venezuela padeció guerras y enfrentamientos que lógicamente determinaron bandos ganadores y perdedores con las consecuencias obvias de discriminaciones y rechazos a los vencidos pero que de ningún modo habrían de configurar la patología de la segregación racial.

Ahora mismo, en La Habana se acaba de firmar un Acuerdo de Paz entre el gobierno de Colombia y las FARC para poner término a varias décadas de una espantosa violencia determinada no sólo por razones políticas e ideológicas (tal como ocurrió con la lucha guerrillera de los años sesenta en el continente) sino que ella también tuvo explicaciones económicas como el antiguo conflicto rural por la tenencia de la tierra.

¿Pueden considerarse las tensiones políticas de Venezuela como un escenario de segregación, discriminación y división armada?  El interés demostrado por instancias como la ONU, OEA, Unión Europea, El Vaticano, Unasur, Mercosur, Celac y mandatarios de varios países por la situación nacional y la necesidad de formalizar acuerdos de gobernanza para abordar los problemas sustantivos de la nación, definen una nueva manera de intermediación que responde al contexto latinoamericano de este tiempo. La aprobación de la Carta Democrática Interamericana de la OEA en 2001 y clausulas semejantes incorporadas a otros esquemas de integración, demuestran que las diferencias y enfrentamientos, por graves que éstos sean en América Latina, responden ante el tratamiento de la conciliación y los acuerdos. En el caso venezolano existe una diferencia a favor de ello y es que los factores en pugna conviven en espacios comunes como gobernaciones, alcaldías, consejos regionales y la Asamblea Nacional, y apelan igualmente a los mecanismos establecidos en el orden constitucional.

LA CONDICIÓN DE ESCALANTE

Francisco Suniaga, internacionalista y escritor cumplió tareas en un equipo de la ONU en el conflicto de Timor Oriental en Asia a comienzo del 2000 y recuerda que “las negociaciones, los acuerdos y las coincidencias forman parte de la guerra misma desde la Antigüedad” y en este sentido destaca el acuerdo de paz de Colombia firmado esta semana en La Habana como desenlace de una larga y costosa lucha guerrillera por cuanto sus conclusiones serán sometidas al voto popular mediante un futuro plebiscito y porque además se consagra que los grupos guerrilleros podrán organizarse en partidos políticos y tener las garantías propias del ejercicio constitucional. El especialista destaca, “que si bien en Venezuela han existido expresiones de discriminación política durante las dictaduras incluso en gobiernos hegemónicos democráticos y en el curso del actual proyecto socialista nunca ellas han tenido tal gravedad para compararse con lo ocurrido en otros países”. El autor de la conocida novela “El pasajero de Truman” sobre la frustrada candidatura presidencial de Diógenes Escalante para la transición democrática en 1945 y a propósito de la situación que se vive actualmente recuerda que éste en sus conversaciones con Medina Angarita y con Rómulo Betancourt y Raúl Leoni para formar un gobierno de consenso, había puesto una primera condición: “darle de comer a los venezolanos”. Ocurrió hace 71 años.             


viernes, 26 de agosto de 2016

ENTREVISTA A WILLIAM DÁVILA / DIPUTADO A LA ASAMBLEA NACIONAL

“EN EL PAÍS HAY UN GERMEN DE REVUELTA,
DE REBELIÓN SOCIAL”

La gente nos da todavía apoyo y el margen de maniobra para seguir luchando. El Gobierno no quiere referéndum y el CNE aplica todo tipo de prácticas dilatorias. Acción Democrática está particularmente activa y comprometida con la lucha. La situación en Mérida es caótica, la apertura de frontera no ha tenido ningún efecto señala el ex gobernador.

Reconocido dirigente de Acción Democrática, fue electo y reelecto como gobernador del estado Mérida y actualmente ocupa una curul por ese estado en representación  de la Mesa de la Unidad Democrática MUD. Como miembro de la Comisión de la Política Exterior ha estado activo en los últimos meses en la denuncia sobre el deterioro de las instituciones democráticas venezolana. 

A más de seis meses del ejercicio de la Asamblea  Nacional se ha puesto en claro que en Venezuela existe un conflicto de poderes determinado porque si bien es verdad que esta la Constitución Bolivariana del 99  también es cierto que  lo largo de estos años después del uso que hizo Chávez de la Ley Habilitante se aprobaron un conjunto de Leyes Orgánicas que de alguna manera crearon un andamiaje constitucional que hace que este conflicto se plantee porque muchas de las decisiones del TSJ que han sido rechazadas sino que se sustentan en leyes constitucionales. Por eso se ha dicho que es indispensable una reinstitucionalización del país.

Si, se han aprobado seis leyes más de lo que se han aprobaron en la legislatura pasada en tiempos de Diosdado Cabello; ha habido interpelaciones, desafortunadamente no han asistido los Ministro de la Defensa para las investigaciones pendientes. Sin embargo, se ha rescatado la dignidad y la autonomía plena de la Asamblea, por supuesto el gobierno quiere acabarla por la vía del TSJ y ha tomado dieciocho decisiones contrarias al poder legislativo.

Si efectivamente ello confirma el choque de poderes.

Este es un viejo conflicto el mismo de la humanidad es la lucha entre el bien y el mal, es la lucha del pueblo contra el autoritarismo. La Asamblea la controla el pueblo y estamos luchando contra una nueva estructura de poder militar y civil, que obviamente no va a dejar así de fácil esos espacios que han ido adquiriendo durante estos dieciocho años. Pero hay algo muy importante la comunidad internacional sabe perfectamente bien la importancia que tiene un poder legislativo y por eso el gobierno ha frenado un poco ese conflicto que ha amenazado por destituir por completo a los diputados incluso de eliminar la Asamblea Nacional bajo la acusación de que estamos usurpando funciones.

Pero ello crea una tensión que cada día se agrava entre los dos poderes.

 Esa situación está allí, pero eso no nos amilana sino por el contrario tenemos que seguir legislando: echando las bases de esa nueva institucionalidad que se está creando en el país en este proceso de camino hacia una democracia plena.

Pero como dices ha tenido este choque de poderes una gran resonancia a nivel internacional.

El interés en anular las facultades soberanas de la Asamblea Nacional por supuesto que ha tenido amplia acogida a nivel internacional, incluso en febrero pasado cuando estuve en Brasil era el tema más destacado de la prensa junto al juicio de Dilma Rousseff. La defensa de la democracia por la Asamblea es lógico que llame la atención del apoyo de instancia como la OEA en especial de su Secretario General Luis Almagro con quien nos hemos reunido varios parlamentarios en especial con Henry Ramos Allup y en el mes de junio hubo un encuentro en el más alto nivel del organismo. Y en la prensa del exterior son comunes las noticias sobre el deterioro de la democracia venezolana.

Por supuesto la situación venezolana ha retomado mayor relevancia con la victoria del 6 de diciembre después de dieciséis años de estar bajo el control del Ejecutivo.

Es correcto creo que la gente todavía visualiza que esta electa, como diputado recibo opiniones diarias de la gente que sabe que nosotros no podemos hacer más cosas, nos exigen por ejemplo que se reincorporen los diputados de Amazonas, que cambiemos los magistrados de Tribunal Supremo de Justicia que fueron designados violando el procedimiento y las leyes el 23 de diciembre del año pasado. La gente nos da todavía el apoyo y el margen de maniobra para que sigamos luchando, para que representemos al país donde tengamos que representarlo en función de los intereses de la mayoría por supuesto es necesario que la Asamblea Nacional desarrolle una campaña para visitar pueblo por pueblo e informarles a nuestros electores lo que estamos haciendo, después de seis meses cada uno de nosotros debe haber hecho su rendición de cuentas y hacerla pública para que la gente se empodere de las cosas que hemos logrado.

¿Qué opinas del  tema referéndum revocatorio?

El Gobierno no quiere referéndum y por eso aplica el CNE todo tipo de prácticas dilatorias de casualidad si querrá las elecciones de gobernadores y cuando lleguen las elecciones presidenciales  a lo mejor vienen  con otra cosa. El gobierno no quiere medirse porque en este momento quiere jugar a ver si la economía se recupera según ellos hay informes de la CEPAL que dicen que dentro de un año o dos años la economía puede estabilizarse y eso es mentira porque los tiempos no dan.

EL REVOCATORIO

Pero  se han dado paso para reactivar el revocatorio con la recolección de firma pero pareciera que la intención del CNE es remitir para el próximo año
Bueno no habrá problema si pudiera hacerse el 10 de enero del próximo año ¿cuál es el problema? es más ojala se hiciera se hiciera el 10 de enero y las elecciones a gobernadores se hiciera en diciembre, como son se va a poder hacer un referéndum  si falta 4 mese para que se acabe el año. Según las normas el tiempo da  para realizar el referéndum revocatorio este año o a  más tardar como decíamos en enero.

Entre las prácticas dilatorias del CNE podría considerarse también toda la campaña que se realizó en función de un supuesto diálogo con mediación de mandatarios extranjeros.

Fue en verdad un monólogo porque la oposición no participó en los llamados demagógicos que hicieron voceros del oficialismo. Que incluso metieron hasta el Vaticano en el asunto y fueron desmentidos nosotros estamos convencidos como oposición en que lo importante es organizar al pueblo y activar al pueblo en la lucha por el pleno restablecimiento de los valores democráticos.

 Sin embargo la oposición le dio mucha importancia al diálogo y llama la atención que se haya bajado el tono para la elección de los gobernadores y que era el paso lógico después de las elecciones del 6 de diciembre.

Es cierto, hay dos aspectos donde falló nuestra estrategia de comunicación política porque la elección de gobernadores y el revocatorio no son materias de diálogos sino ejercicios constitucionales. El Dialogo que podría haber es para que se abra un canal humanitario para los alimentos y las medicinas y para  abordar el problema de los presos y exiliados políticos esos tendrían que ser los temas del famoso dialogo.

Pero pareciera que se ha bajado el tono en la exigencia de la elección de gobernadores sin tomar en cuenta que en todo el país la movilización principal de los partidos opositores es la escogencia de sus candidatos para las gobernaciones que como es lógico para ellos es prioritario.

Por eso creo que falto comunicación política, direccionar una estrategia en el sentido siguiente: tenemos las elecciones de gobernadores prevista en la constitución y debemos presionar fuertemente para que el CNE ya establezca el cronograma, pero qué es lo que está haciendo el CNE combina una cosa con la otra que no puede fijar la fecha porque le están exigiendo el referéndum revocatorio y que no hay suficientes maquinas y juegan con esa manipulación. Nosotros debemos tener clara la estrategia: exigir fuertemente el cumplimiento de la constitución, el CNE viola la constitución porque no da las elecciones de gobernadores y de paso tampoco  la votación para el referéndum revocatorio en el funcionamiento de la democracia.

Un tema que se ha comentado mucho fue la designación del Ministro de la Defensa Padrino López para ejercer una especie de cogobierno para enfrentar el desabastecimiento de escasez. Con ello se reafirma la naturaleza cívico militar del proyecto de Maduro.

Si porque es la sustitución del poder civil de derecho por un poder militar burocrático es decir, la demostración de la incapacidad de ese proyecto de cambio que tanto mencionan aquí están violando la Constitución, las Fuerzas Armadas, todos los ministros, prácticamente todos los gobernadores, los alcaldes dependen de General Padrino López que es la supremacía del poder militar y es una violación por completo del equilibrio de poderes incluso violación de principios republicanos, Bolívar hablaba muy claro “independiente por la armas pero libre por las leyes” de manera que esa frase toma vigencia  en este momento con esa designación.

EL DIÁLOGO

Acción Democrática para muchos ha recobrado fuerza y se reconoce el papel que en esto ha jugado sin duda alguna Henri Ramos Allup, quien incluso se menciona como precandidato presidencial ante cualquier instancia.

He constado que el partido como maquinaria esta mejor organizado que se ha fortalecido y que la presencia de Henry ha motivado al conglomerado adeco que se sentía desplazado del poder desde hace 20 años o en regiones donde tienen 15 años sin alcalde. Hoy está claro que Acción Democrática esta particularmente activa y consiente con una larga historia y una tradición de lucha. Y te digo el líder de AD es Henry Ramos y es nuestro candidato presidencial para la transición  o no. Aunque tenemos claro que la prioridad es el revocatorio de Maduro y la lucha por cambiar el gobierno.

Más allá del referéndum revocatorio ¿a donde está conduciendo en el fondo esta situación del país?

A mí me preocupa porque hay hambre, ya la gente ha bajado su cantidad de comida y come una o dos veces al día y estoy hablándote de clase media, el sueldo no alcanza esa es la gran realidad. La gente esa es la pregunta que le hacen a uno ¿qué va pasar? ¿Hasta cuándo esta situación? es decir, allí hay un germen de revuelta, de rebelión, de protesta o como quieran denominarlo, pero que no son acciones que están originando los partidos políticos de la oposición es la gente ¿cómo eso se va expresar? No lo sé ¿en dónde? No lo sé, cualquier cosa lo puede generar.

¿Hay conciencia en el gobierno de que exista una salida social y no sólo política?

yo no veo a Maduro renunciando, yo lo veo radicalizado en el sentido de mantenerse en el poder y algo que vi recientemente  en Cojedes cuando con otros compañeros fuimos victima de grupos armados de la Guardia Nacional que operan con la impunidad y violencia de los llamados grupos colectivos que son instrumentos de represión. 

Eres un representante del estado Mérida una región que no escapa a lo que hemos conversado y que últimamente ha sido noticia por los episodios de violencia. 

Fíjate lo qué pasó en Mérida, estoy hablando de una ciudad en donde la oposición es mayoría y grupos armados pagados por el SENIAT arremetieron contra cuatro adolescentes que salieron del Seminario en ese momento y  que iban a recibir clases de inglés, los desnudaron, les quemaron las ropas, los amenazaron con quemarlos vivos a uno de ellos lo metieron en una alcantarilla que por cierto esta semana va a ir una comisión porque esa denuncia yo la hice en la Asamblea y todavía investigan el hecho. La situación en Mérida es caótica la apertura de frontera colombiana por días no ha tenido ningún efecto el hospital universitario esta totalmente colapsado es incontrolable la seguridad con asaltos a la luz del día que afectan a las principales urbanizaciones, te diría que Mérida es una vitrina de lo que está pasando en el país, inseguridad, desabastecimiento, escasez, inflación empobrecimiento de la clase media y por supuestos de los sectores rurales.

martes, 23 de agosto de 2016

Píldora

LA NOCHE DE “PAPILLÓN”


Esa noche fue su presentación en la sociedad literaria caraqueña. Su libro “Papillón” era ya un éxito de venta y algunos críticos anunciaban la aparición tardía de un nuevo escritor. Para los contertulios del Gran Café de Sabana Grande era una ocurrencia más de Henri, el estrafalario y locuaz francés que solía contar sus epopeyas en los bajos fondos parisinos; en los calabozos de Cayena y El Dorado; sus fugas cinematográficas y sus aventuras en los laberintos nocturnos de la prostitución. La cita aquella noche fue en la vieja casa del Ateneo de Caracas en Los Caobos y la bienvenida estuvo a cargo del joven narrador de “Piedra de Mar” Francisco Massiani y el consagrado poeta del Techo de la Ballena Caupolicán Ovalles. Henri Charriere dijo algunas palabras con menos elocuencia que las escritas en las páginas de su best seller elogiado horas antes por Pablo Neruda. “Papillón” abandonó el país, se confundió con el oropel de la farándula mundial;  su libro fue traducido  27 idiomas; se consagró en las salas de cine del mundo entero gracias a prestigiosos actores de Hollywood y su nombre se hizo familiar en la “revista del corazón”.  Desde su residencia en la Costa del Sol antes de morir en 1973 recordó sus años caraqueños en entrevista con el periodista Ubaldo Nicchi: “los venezolanos no me fabricaron tal como soy, pero me dieron la posibilidad, la libertad, la confianza de elegir otra manera de vivir que la justicia francesa me negó. Sólo por eso le debo un eterno agradecimiento a Venezuela”. 

lunes, 22 de agosto de 2016

Análisis

¿Conviene a Venezuela seguir en Mercosur? 

 “El Congreso de Panamá solo será una sombra” dijo Bolívar al conocer  el fracaso del Congreso Anfictiónico que había convocado en 1826 para  la integración latinoamericana y que convertía en realidad uno de los sueños de Miranda.  El encuentro obedeció a razones políticas derivadas de la lucha por la Independencia y a él acudieron la Gran Colombia, México, Perú y la República Federal de Centro América. Argentina, Chile y Brasil  no mostraron interés y Paraguay no fue invitado. Gran Bretaña envió un observador y los Países Bajos otro a título personal. La hostilidad de la elite política peruana hacia Bolívar, propició el naufragio de la idea. En 1830, la Gran Colombia se disolvía en tres países y cuatro años después las provincias de Centro América se desmembraron en cinco estados.   

En el siglo XX resurgió la necesidad de un espacio de integración y el político peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) asumió la idea de una moneda única para las naciones del continente. Años después, el 18 de febrero en los 1960 se crea en Montevideo la Asociación Americana de Libre Comercio  (ALAIC) que abordaba ya el tema económico como el principal factor de integración cuando comenzaba el auge de los gobiernos democráticos en la zona. El declive del modelo proteccionista de industrialización mediante la sustitución de importaciones, el incremento del comercio entre Europa y Estados Unidos y la crisis mundial petrolera en 1973 abrieron paso el 12 de agosto de 1982 a  la trasformación del mecanismo en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALAI) que actualmente cuenta con trece estados miembro y sigue abierto  a nuevas adhesiones. 

En 1969, nace el Pacto Andino integrado por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú con la posterior incorporación de Venezuela en 1973 y que representó una valiosa experiencia para complementar y conjugar las simetrías en los niveles de desarrollo de países con tradicionales relaciones comerciales. El ensayo dio paso a una moderna estructura jurídica y operativa que tomó como referencia la Comunidad Económica Europea nacida por el  Tratado de Roma de 1957 que reemplazo la Comunidad Europea del Carbón y del Acero y que representa ahora un importante ejemplo de integración sustentada además en el hecho de que los países miembros  responden al sistema de democracia representativa lo que le confiere mayor estabilidad y eficacia a sus políticas. Caso distinto a la experiencia latinoamericana donde los ensayos de integración han sido interferidos por las recurrentes crisis de modelos políticos y de gobiernos.  Incluso en 1976  durante la dictadura de Pinochet, Chile abandonó la CAN por razones de incompatibilidad política.

EL LIBRE COMERCIO

En diciembre  1994 se realiza la Primera Cumbre de las Américas en Miami promovida por Estados Unidos, México y Panamá que decreta su expansión al resto de los países del continente con la exclusión de Cuba.  Se trataba de reactivar un viejo proyecto estadounidense para el continente que data de 1885 que estuvo muy cerca de concretarse entre 1889 y 1890  pero fracasó  por la oposición de Argentina. La plataforma, si bien asumía los postulados políticos  iníciales de la OEA tenía  un contenido básicamente económico y aseguraba una mayor flexibilidad operativa para sus miembros.

La figura del libre comercio abrió una brecha novedosa e inicialmente  atractiva para la expansión económica de las naciones sobre todo aquellas todavía ancladas en el subdesarrollo. La IV Cumbre de las Américas en Mar de Plata en noviembre del 2005 habría de poner en claro la contradicción entre los proyectos integradores sustentados en la política y los que consideraban como instancias  fundamentalmente comerciales aunque también políticas.  En el evento la propuesta de la expansión del ALCA presentada por Panamá y avalada por Estados Unidos fue rechazada por Venezuela y los países del Mercosur (un escenario creado el 26 de marzo de 1991 en Asunción e integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y con incorporación aun no plena de Venezuela y Bolivia). El año siguiente el gobierno de Chávez oficializó su retiro de la CAN e inició su acercamiento con el ensayo sureño. 

De esta manera, se estableció una diferencia insalvable entre el concepto de los Tratados de Libre Comercio (ahora estimulados por los avances de la  Alianza del Pacifico y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) y los países con gobernantes  con una visión antiimperialista y partidarios de un mecanismo integrador con énfasis político e ideológico. Ello constituye la explicación de fondo de la actual crisis del Mercosur agravada por el cambio de gobierno de países cuyos gobernantes asumen una política moderada y de aproximación con Estados Unidos, y que objetan el ejercicio de la presidencia “pro-témpore” de Nicolás Maduro. 

NI CAN NI MERCOSUR 

Eduardo Porcarelli secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Promociones de Inversiones (CONAPRI) analiza el papel de Venezuela en el Mercosur: “Para Venezuela la CAN representó por muchos años la única región del mundo en la cual las exportaciones no tradicionales superaban las exportaciones no petroleras, es decir, que era el lugar ideal para los productores que querían tomar riesgos y desarrollar sus exportaciones. No hay que olvidar que sigue siendo la segunda instancia de integración en el mundo”. Sobre la incorporación al Mercosur Porcarelli razona: “redujimos significativamente nuestros aranceles frente al resto de los miembros sin tener mucho que vender y sí, mucho que comprar, por ejemplo para 2014 exportamos al Mercosur 260 millones de dólares mientras importamos  casi 6 billones de dólares, y mientras sus socios avanzan en muchos temas y negociaciones con terceros incluyendo la Unión Europea nosotros estamos sin entrar totalmente a la organización; yo diría que los problemas de Venezuela no tienen mucho que ver con la CAN, con Mercosur, con los Tratados de Libre Comercio, sino con la falta de un proyecto de país realizable no en lo ideológico y político sino en lo posible y práctico en donde todas las variables apunten a un desarrollo de negocios  atractivos y estables que impulsen inversiones, competitividad y fomento tecnológico”.